MAISA EL HOOTI: "Una imagen que vale más que mil palabras"

¿Puedes contarnos tus inicios con la cámara?
Por lo que recuerdo, supongo que siempre me encontré, y todavía lo hago, fascinado por muchas cosas que me rodean, como las imágenes, la pintura, los colores, la naturaleza, etc. De alguna manera, es muy difícil para mí no ver la belleza en todo lo que Dios nos ha regalado como seres humanos.
Puede que también tenga mucho que ver con el hecho de que vengo de una familia artística que ama y acoge las nuevas ideas y siempre tratando de crear una atmósfera de creatividad; aquí, me refiero específicamente a mi madre, que diseña telas y joyas y es un nombre reconocido en Omán. Tomar la fotografía como profesión tiene que ver con el hecho de que siempre he estado cerca de la cámara desde mi infancia.


¿Qué hiciste para desarrollar tu talento? ¿Estudiaste artes de la fotografía?
Desde tomar fotografías y capturar momentos especiales, especialmente dentro de mis familias, hasta donde yo recuerdo; Siempre supe que algún día seguiría la fotografía como carrera; y después de terminar mis estudios de secundaria, me inscribí en el programa de fotografía de la universidad como especialidad. Entonces ese era un programa de tres años. Agradezco a mis profesores que contribuyeron a mi desarrollo como fotógrafo con un enfoque más científico que amplió mi horizonte y me enseñó nuevas técnicas.
También estoy siguiendo los nuevos desarrollos en la profesión asistiendo a seminarios y conferencias, además de navegar por Internet en busca de nuevos dispositivos o nuevas ideas.

¿Encontró dificultades para trabajar en la profesión de fotografía?

No diré que sea difícil; pero seguro que como en cualquier carrera hay retos y puede haber algunos obstáculos aquí y allá de vez en cuando. El mayor desafío para mí es tener una idea con la esperanza de ser la primera de su tipo o nadie pensó en ella antes que yo.
Como saben, las imágenes se reflejan en nosotros mismos, incluidas nuestras mentes y sentimientos.

¿Cuáles son los temas que te encanta fotografiar y trabajar?

Hace unos años, decidí explorar la fotografía de la vida marina. Es una curiosidad natural para alguien que vive en la capital de mi país, Omán, Mascate. Omán, como usted sabe, está dotado de una belleza natural que incluye maravillosas playas.
Por lo tanto, tomé lecciones de buceo y clases de fotografía submarina y comencé a capturar con mi cámara la belleza oculta del mar dentro y fuera de Omán. Esto se ha convertido en la pasión de mi vida y realmente no puedo describirlo con palabras.

Participaste en concursos de fotografía dentro y fuera de Omán, ¿qué ganaste con estas experiencias?
Las competiciones siempre aportan la mejor percepción de nosotros y es saludable siempre que no sea un logro del ego. Me brinda grandes oportunidades para compartir mi trabajo con otros. Al participar en concursos dentro o fuera de mi país, conocí a mis colegas en el campo de la fotografía y me ayudó a expandir mi red social y profesional. Además, renueva mis desafíos para ser un mejor fotógrafo mañana.

¿Cómo elegiste fotografiar a las mujeres omaníes antes? ¿Cómo fue la experiencia?

Dicen “una imagen que vale más que mil palabras”. En general, cada persona es un libro por sí misma. Quería que la gente de todo el mundo supiera más sobre las mujeres omaníes. Quería capturar su vida cotidiana y reflejarla a través de mis imágenes para que fueran las ropas que usan o la sonrisa en sus rostros o el idioma de sus ojos. Fue una experiencia emocionante y me acercó a mi hermana omaní.

¿Cómo elegiste los temas para las fotos del calendario?

Mi atención se centró en las mujeres omaníes que tenían talento para producir artesanías tradicionales del país y se esforzaban por contar historias con sus obras. Y quería decirles que sus trabajos y sus esfuerzos se conocerán dentro y, con suerte, fuera de Omán.

También participaste en el Premio Hamdan Bin Mohammed Bin Rashid Al Maktoum de Fotografía Subacuática. ¿Cuéntanos sobre la experiencia?

Fue un momento muy orgulloso para mí, y aún más orgulloso ser la primera y única mujer omaní bajo el agua. Fue un claro reconocimiento de la calidad de mi trabajo y la singularidad de mis imágenes.
El premio me había motivado a seguir haciendo lo que amo y a mejorar y trabajar duro por lo que me gustaría lograr más.

¿Qué diferencia encontraste entre filmar bajo el agua y en tierra, y cuáles fueron las dificultades que encontraste como niña omaní?
Filmar bajo el agua tiene más desafíos ya que estaba entrando en un mundo de muchos desconocidos para mí y el mar puede poseer situaciones impredecibles a la vez. Además, el mar es más frágil en lo que respecta al medio submarino. Así que tenemos que ser muy respetuosos y manejar las cosas con sumo cuidado y precaución.
Siendo una mujer omaní, no encontré ninguna resistencia; y al contrario, mis compañeros omaníes me trataron con respeto y me animaron a seguir siendo fotógrafo submarino. Espero que otras mujeres omaníes aprovechen la hermosa vida marina submarina de nuestro país y se desarrollen

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico, mejorando de esta forma la experiencia del usuario.  Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Si continúa con la navegación, consideramos que acepta este uso. Más Información

Suscríbete a Spanish Arab Magazine

Recibe todas las noticias destacadas de la revista de moda.